ME ENCADENÉ A LOS TRIBUNALES PARA NO MORIR DE SIDA