LA EXTREMA DERECHA Y EL HOMO-NACIONALISMO

30 octubre, 2021
578 leer más

Extracto del Artículo de Peter Druker en Sinpermiso.info

Aunque la extrema derecha suele ser anti-LGBTIQ+, también el homo-nacionalismo de extrema derecha es un problema grave. Por un lado, la extrema derecha europea contemporánea a veces es inconsistente en cuestiones de género y sexualidad. Si tomamos como base la hostilidad nazi hacia la homosexualidad hace 80 años, la extrema derecha de hoy no siempre mantiene las tradiciones fascistas anteriores.

Y un fenómeno que puede parecer marginal al analizar la extrema derecha europea en su conjunto, a veces puede estar lejos de ser marginal en las comunidades LGBTI+ de algunos países. La extrema derecha gay es una corriente dentro de la derecha gay más amplia, y ambas han ido creciendo. Es posible que los líderes LGBTI+ convencionales no apoyen a la extrema derecha, pero su fracaso en la lucha contra el neoliberalismo y el racismo ha dejado a muchas personas LGBTI+ comunes indefensas ante el atractivo de la extrema derecha. Una encuesta realizada en Brasil la semana antes de la segunda vuelta de las últimas elecciones presidenciales mostró que el 29% de los votantes que se identificaban como no heterosexuales planeaban votar por un homófobo declarado como Bolsonaro. Y las encuestas han mostrado niveles comparables de apoyo, particularmente entre los hombres homosexuales cisgénero blancos, hacia Le Pen en Francia y la extrema derecha en los Países Bajos.

La hostilidad de la extrema derecha europea hacia los musulmanes a veces parece superar su hostilidad hacia las personas LGBTI+. En Europa del Este, la derecha apela a la herencia cristiana de Europa para justificar la exclusión de los refugiados musulmanes. En Europa Occidental, la extrema derecha advierte del peligro de lo que llama ‘Eurabia’ para justificar una línea dura contra la inmigración, contra algunos beneficios sociales que reciben las personas de las comunidades de inmigrantes y contra algunas prácticas musulmanas (como los pañuelos en la cabeza y la comida halal). La feminista marxista Sara Farris ha demostrado cómo la extrema derecha francesa, italiana y holandesa han adoptado una especie de ‘feminismo’ que pretende defender a las mujeres europeas, incluso a las de origen inmigrante, frente a los hombres musulmanes y otros hombres de origen no europeo. En algunos casos, una dinámica similar ha llevado a algunos partidos de extrema derecha del noroeste de Europa a adoptar un cierto homo-nacionalismo, defendiendo a “sus” lesbianas y gays contra una supuesta amenaza musulmana.

El columnista holandés Bas Heijne ha descrito cómo se ha utilizado la amenaza musulmana para justificar un cambio de derecha en cuestiones LGBTI+. En 1998, el columnista de derecha holandés Gerry van der List expresó su disgusto por lo que creía el exhibicionismo sexual de hombres homosexuales en los Juegos Gay de Ámsterdam. Sin embargo, unos años más tarde, el mismo Van der List estaba entusiasmado con el comportamiento exuberante de los hombres homosexuales en el Canal Pride de Ámsterdam. Esta vez pensó que estaban resistiendo heroicamente al Islam. “Siguen siendo los mismos tipos desnudos”, resumió Heijne, “pero ahora representan algo diferente”.

Ha habido algunos cambios similares en los puntos de vista públicos de varios partidos de extrema derecha del noroeste de Europa. El líder flamenco de extrema derecha Flip Dewinter votó en contra del matrimonio entre personas del mismo sexo en el parlamento belga en 2003, pero en 2014 declaró que su partido ahora estaba a favor. Rompiendo con su padre Jean-Marie Le Pen, la líder de extrema derecha francesa Marine Le Pen declaró a los ‘votantes homosexuales’ en 2010: ‘Sé que sufrís discriminación. ¿Y quién te discrimina? Los inmigrantes y los musulmanes’. En los Países Bajos, Martin Bosma, un diputado del Partido de la Libertad de extrema derecha, dijo en un debate parlamentario sobre los derechos de los homosexuales que “la hostilidad hacia los homosexuales impregna la cultura musulmana”. Los miembros de los Demócratas Suecos de extrema derecha han liderado una llamada ‘Marcha del Orgullo’ a través de un barrio predominantemente inmigrante de Estocolmo, gritando ‘¡No a los odiadores de homosexuales en nuestras calles!’

Este tipo de homo-nacionalismo de extrema derecha no es solo una forma oportunista de conseguir votos LGBTI+. Encaja en un discurso más amplio en “defensa de la familia”. El homo-nacionalismo debe entenderse más ampliamente como una dimensión de la “homo-normatividad”, que Lisa Duggan ha descrito como una mentalidad gay que no “cuestiona las instituciones y los supuestos hetero-normativos dominantes, sino que los defiende y sostiene”. La homo-normatividad ayuda a algunas personas lesbianas / gays a integrarse en las instituciones familiares existentes, adaptándose para ocupar un nicho más seguro dentro del orden neoliberal. Hasta cierto punto, algunos partidos de extrema derecha han adoptado una perspectiva homo-normativa. Y al menos a una minoría de votantes homosexuales les gusta.

En algunos casos, incluso hay incluso personas lesbianas y gais en la dirección de los partidos de extrema derecha. En Alemania, la portavoz parlamentaria de Alternativa por Alemania, Alice Weidel, es una lesbiana auto declarada. El ex secretario nacional del Frente Nacional Francés, Florian Philippot, es un hombre gay confeso. A pesar de los ataques de Donald Trump contra las personas LGBTIQ, tiene defensores homosexuales entre los llamados republicanos de Log Cabin. Ha nombrado a un embajador abiertamente gay en Alemania, Richard Grenell, que ha estado apoyando públicamente a los partidos de extrema derecha en Europa. Más extraño aún, incluso en la administración de un fanático acérrimo como Bolsonaro en Brasil, su Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos incluye a altas autoridades abiertamente lesbianas y trans, que representan a Brasil en las reuniones internacionales de derechos humanos.

Sin embargo, una advertencia: incluso los partidos de extrema derecha más homo-nacionalistas encuentran que apoyar los derechos LGBTI los pone en tensión con su propia base. Un estudio oficial holandés concluyó que, a pesar de las declaraciones públicas a favor de los homosexuales del Partido de la Libertad, de extrema derecha, sus votantes tenían más actitudes anti-LGBTIQ que los de cualquier otro partido importante. Y los partidos de extrema derecha que se alejan demasiado de su base pueden perder votos, como hemos visto recientemente con el Partido de la Libertad holandés y el Partido Popular danés. Esto ayuda a explicar cuán cauteloso puede ser el apoyo de la extrema derecha a los derechos LGBTI. Cuando, por ejemplo, el parlamento holandés votó recientemente prohibir la llamada “terapia de conversión gay”, los dos partidos de extrema derecha inicialmente dieron señales de que votarían a favor; pero al final votaron en contra.

El Reagrupamiento Nacional francés (antes el Frente Nacional) es quizás el que más ha luchado con esta contradicción. Como mencioné anteriormente, Marine Le Pen comenzó a apelar a los votos de los homosexuales hace una década. Pero, en 2012, cuando el proyecto del gobierno del Partido Socialista sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo se enfrentó a una resistencia masiva, el partido de Le Pen no pudo resistir la tentación de reclamar el liderazgo de la cruzada contra el matrimonio igualitario. Sin embargo, tampoco renunció a sus llamamientos a los votantes homosexuales. La propia Le Pen se mantuvo callada sobre el matrimonio igualitario, dejando el trabajo sucio a su sobrina Marion Maréchal Le Pen. En su programa para las elecciones de 2017, el partido trató de reconciliar a sus partidarios homosexuales y anti-homosexuales prometiendo convertir los matrimonios existentes entre personas del mismo sexo en uniones civiles protegidas.

Sin embargo, detrás de todas estas contradicciones hay una unidad de propósito subyacente. Aquí hay una analogía. En última instancia, la extrema derecha defiende el orden capitalista, aunque a veces adopte políticas sociales populistas. Del mismo modo, en último análisis defiende las familias patriarcales y los roles de género, aunque a veces muestre cierta tolerancia hacia algunas personas y relaciones LGBTI.

Y, sin embargo, algunas personas lesbianas y gays todavía se sienten atraídas por la visión de la extrema derecha. Esto sugiere que las comunidades LGBTIQ, como la extrema derecha, están atravesadas por contradicciones.

COMUNICACIONES ACCIONGAY

You may be interested

LANZAMIENTO DE CAMPAÑA DE PREVENCIÓN DE VIH EN PLAYAS 2022
ACCIONGAY INFORMA
166 views
ACCIONGAY INFORMA
166 views

LANZAMIENTO DE CAMPAÑA DE PREVENCIÓN DE VIH EN PLAYAS 2022

Marco Becerra - 7 enero, 2022

ACCIONGAY da inicio a la campaña de prevención de VIH/SIDA 2022: "Un verano redondo, un verano con condón”, en los…

CONTUNDENTE TRIUNFO DE BORIC: LA ESPERANZA LE GANÓ AL MIEDO
ACCIONGAY INFORMA
156 views
ACCIONGAY INFORMA
156 views

CONTUNDENTE TRIUNFO DE BORIC: LA ESPERANZA LE GANÓ AL MIEDO

Marco Becerra - 22 diciembre, 2021

Gabriel Boric es el presidente electo de Chile gracias a un triunfo amplio e incontestable que deja varios hitos históricos.…

AVANZA VACUNA EXPERIMENTAL CONTRA EL VIH
ACCIONGAY INFORMA
278 views
ACCIONGAY INFORMA
278 views

AVANZA VACUNA EXPERIMENTAL CONTRA EL VIH

Marco Becerra - 11 diciembre, 2021

Luego de administrarse en animales, el preparado logró desarrollar niveles medibles de anticuerpos neutralizantes. Utiliza la misma tecnología de ARNm…

Leave a Comment

Your email address will not be published.